domingo, 19 de octubre de 2014

Última Voluntad





A tu pregunta de si te querré siempre, le doy una calada a mi cigarro, pensativo, calmado. Lo cual; hace nacer en ti la eterna duda amorosa, mientras mis neuronas comienzan a dar destellos eléctricos y me traen el recuerdo de mi última voluntad firmada ante el mejor notario:
Mi epitafio: Doné todos mis órganos menos el corazón. Fue tuyo desde hace años. 

7 comentarios:

marga dijo...

abrazos para ti, Juli

Nerina Thomas dijo...

Muy bueno el mensaje.
Te desnudas el alma. Que no es poco.
Cariños de una argentina, andaluza por elección.

sedemiuqse dijo...

Entonces....

Epitafio: ¿Sin corazón?

Julián Nailes dijo...

Sede....jajajaja

sedemiuqse dijo...

Julian... Je.

Besos.

Mª Teresa Martín González dijo...

El corazón es el único órgano de ida y vuelta, cuando lo regalas siempre existe la posibilidad de que vuelvas a recuperarlo.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Hola,Julián. Entregas tu corazón para toda una vida, y pasado un tiempo, te lo devuelven sin más explicaciones. El amor es muy bonito, pero a veces, muy cruel.
Un abrazo.