domingo, 19 de octubre de 2014

Última Voluntad





A tu pregunta de si te querré siempre, le doy una calada a mi cigarro, pensativo, calmado. Lo cual; hace nacer en ti la eterna duda amorosa, mientras mis neuronas comienzan a dar destellos eléctricos y me traen el recuerdo de mi última voluntad firmada ante el mejor notario:
Mi epitafio: Doné todos mis órganos menos el corazón. Fue tuyo desde hace años. 

viernes, 1 de agosto de 2014

“Muchas personas pasan por nuestras vidas, pocas permanecen en ella, y todas te enseñan algo”

Sí es cierto. Hay personas que merecen la pena, y otras que simplemente dan pena. De todas aprendes algo, aunque solo sea lo que no quieres ser, en lo que no quieres convertirte.

Cuántos valientes hay a la espalda, y cuantos cobardes e hipócritas a la cara.

Lo mejor de todo, es que después son esos mismos los que tachan a los demás de lo que ellos hacen. Cuanto listo y tonto hay que cruzarse en la vida. Pero Dios los cría y ellos solos se juntan. Así que mejor que estén juntitos y aislados y se envenenen con sus lenguas, “porque los cobardes solo atacan cuando están a salvo” y no se dan cuenta de que ya están muertos antes de su propia muerte, ya que ni han encontrado ni conocerán el coraje necesario para la vida.