lunes, 16 de julio de 2012

Contradicciones pragmáticas

Erré en tantas ocasiones, 
me desperté de tantas pesadillas
y volé a tantos cielos...


Acaricié varios corazones,
algunos perecieron, otros...
brotaron de nuevo.


Lloré solo y acompañado,
gemí frente al vacío;
solo el viento me abrazo,
grité en la multitud y nadie firmo como testigo.

Nací por un error de otros,
vivo por acierto propio.
Una luz incombustible
una mirada afilada que no perdona ingratitud
ni maldad.
Tajante frente la injuria
amable con la humildad.

Dulce voz que impulsa,
agrio rencor que fortalece.
Sensaciones opuestas que amanecen
tan reales, palpables y odiosas.

Dulces contradicciones prácticas.
Que te enseñan a vivir con improperios,
cubrir con velos alguna escena de esta obra.
Aplaudir viendo de vez en cuando
un epílogo menos cruento.



J.N.

1 comentario:

Tribu amada dijo...

Te escribo una glosa
porque tu mensaje
me despertó una reflexión.
un logro excelente donde la poesía se forja desde sus incios hasta alcanzar la suprema esencia que ata el amor más sincero, el de la amistad, a los sentimientos de una verdadera hermandad.

BESOS
AMALIA