miércoles, 26 de octubre de 2011

Reflexión

Hoy me he levantado con la extraña sensación de que se acababa el mundo, y no, no era un sueño. Mientras me duchaba con la radio de fondo escuchando alguna de las tertulias políticas, algo de música en los intermedios y algún anuncio gracioso de los que aún merecen la pena me di cuenta que hoy, solo hoy era el día, la fecha señalada para poder dejar este mundo. Cogí las llaves de casa, estaban frías y erizaron mi piel y mis entrañas. Cerré la puerta y puse rumbo al rutinario trabajo del que aunque no me dejo de quejar, en el fondo es mi pasión. Una vez en la calle y con la brújula marcando mi destino, mis neuronas empezaron a hacerme señales de humo antes de tiempo para que empezara a usarlas. Y sonreí. Me di cuenta que iba con una estúpida sonrisa en la cara, que la poca gente que me cruzaba por las calles me miraba y sonreian, y a la vez me imaginaba que pensarian al verme con aquella cara de bobalicon. Pero me daba igual..En el estrecho margen de tiempo de pasos fríos hacía mi meta me sorprendió el hecho de que hoy no me preocupaba nada, nada absolutamente de la vida, ni la política ni el mal uso que hacen de ella nuestros dirigentes, ni la crisis, ni el desempleo, ni la usura de las personas que se aprovechan de la miseria de otros ("compro oro"...etc) ni la falta de educación de jóvenes y mayores, ni las enfermedades, ni los problemas de los demás, ni los mios propios. Nada de aquello que hacía que todos los días reflexionara y me hiciera estrujarme la cabeza pensando en como solucionarlo o echar un cable a alguien hoy me preocupaba. La pena es que me encontraba feliz. Lo más triste es que soy consciente de que me autoengañaba, nunca supe mentir, ahora no sé ni mentirme a mí mismo para ser feliz un instante. Llego al trabajo y la realidad me abofetea de golpe, hoy no hay trabajo, ha fallecido un compañero, y sí que me afecta e importa. Y me duele el haber creído ser feliz por un lapso de 15 minutos creyendo que no me importaba nada.

"El que intenta justificar su felicidad y bienestar en base al egoísmo, es porque no sabe que tan solo alimenta su soledad, incomprensión y sufrimiento"

5 comentarios:

Daeron dijo...

Reflexiones necesarias en estos tiempos amargos...

Eleanor Smith # dijo...

En primer lugar, felicitarte por la belleza de tus palabras, a pesar del momento triste que mencionas.

Y en segundo lugar: (acá me quedé perpleja) en el día de hoy, esta mañana tuve una sensación similar a la que describes al comienzo. Estaba en casa y me llamaron para decir que fuera a buscar a Esmeralda a la escuela. Una compañera del secundario falleció y por ese motivo suspendían las clases!!!

Desde dos orillas diferentes, con un océano de distancia, nos ocurren hechos similares y sentimos de la misma forma frente a estos hechos acontecidos *

Un beso o 2 #

Eleanor Smith # dijo...

Ah, casi lo olvido:

Mi nuevo y único blog es:
Flores Mustias ~
http://lasflorespodridas.blogspot.com

Si no te es molestia, borrá el anterior ya que éste es el único enlace que tengo.

Por otro lado:
She's a rainbow ~
http://ellaesunarcoirisdulce.blogspot.com

es el blog de dibujos y pinturas de Esmeralda.
Yo no le dije nada, pero creo que se llenaría de alegría si le dejas una visita. No lo tomes como obligación, claro.

Un beso o 2 #

yolanda dijo...

today i hate everything...
normal, it´s normal...
xo!

Napper dijo...

Hay que reflexionar, todos nuestros actos, tanto buenos como malos, ser tu mismo, marearte por las cosas malas que la gente hace sin pensarselo dos veces, reirte de tus males, agradecerle a Dios la vida que nos dió, ser sincero, agradable con los demás aunque por dentro sepas que no se lo merecen, ir como tu dices a tu rutina diaria, y sonreir, si sonries la gente sonreirá, por lo que olvidaremos las penas durante un segundo por cada sonrisa que saques...