martes, 30 de agosto de 2011

Soledad adulta


Mis pies oxidados son las peores cadenas.
Muros de arrugas no me permiten volar.
Pájaro libre que de noche marchas
dale a mis ojos con que soñar.

Estas rejas plateadas por la edad.
Carceleras permanentes de mi juventud.
Estos faros de la mar sin barcos que alumbrar.
Esas olas que jamás volveré a surcar.

Manos encalladas de tanta batalla
para llegar con un trozo de pan
¿De qué me valéis ahora?
Si no tengo a quién abrazar.

6 comentarios:

Arantza G. dijo...

Qué pena....
Muy común hoy en día, qué lástima.
Besos cielo. Espero que lo hayas pasado super en tus vacaciones.

Daeron dijo...

Y el camino sigue, y seguimos luchando a pesar de cadenas, callos y batallas :)

Eleanor Smith # dijo...

Ay querido! Triste eh? Sin embargo, bellísimo *

Perdona mi demora. Sé que te debo mail. A ver si puedo ya mañana.
Hace días q no duermo... ya te contaré.

Un beso o 2 #

Andrea dijo...

Siempre hay... siempre. Beso!

POEMAS SÉPTICOS dijo...

Qué buen poema, saludos.

Tribu amada dijo...

Excelente!!!
Besos
Amalia