miércoles, 28 de julio de 2010

Sin Sentidos

No me gustan los toros, he de reconocerlo.

Pero más allá de los gustos, preferencias y opiniones personales. Lo que jamás consigo entender es que nos intenten engañar y distraer con artimañas políticas, o de unos pocos, de las cosas realmente importantes. No puedo entender como se puede hablar de maltrato animal antes que hablar de problemas de personas, no entiendo como se puede llevar a cabo una votación en un congreso acerca de anular una "fiesta nacional" o festejo tradicional, y darle prioridad a: crear empleo, a buscar financiación, a intentar evitar los recortes en las ayudas para la compra de vivienda de protección oficial (VPO) o a la creación de empleo estable y adecuado (no precario). O no entiendo como se puede votar algo en contra del daño de los animales, cuando no miramos por el bien de las personas, cuando no hacemos votaciones en contra de acciones humanas que tienen mas repercusiones. Señores!!! antes que amueblar la casa primero tenemos que construirla!!!

Ojo! y por supuesto sobra decir que estoy en contra del maltrato animal, pero no estoy a favor de defender a los animales antes que a las personas, ni a dedicarnos a hablar de cosas que no miran por el bien común sino por cuestiones políticas partidistas. Se trata señores de priorizar, y creo que para este pais, el que haya o no "toros" no tiene prioridad sobre muchos y varios problemas que tiene este país.

Otro caso a parte es, que en Cataluña se rechace las celebraciones taurinas por el daño a los toros, pero nadie hable de los Castellets, donde varias personas se amontonan en un "castillo de piernas y brazos" a través de los cuales suben niños de escasa edad, que estoy seguro que pasan miedo y terror al mirar hacia abajo. Y nadie habla ni intenta anular estas fiestas, de las cuales, han muerto más personas (que no toros o animales, sino personas) que en las festividades taurinas. Asi que, en lugar de mirar la casa de los demás, miremos primero la nuestra, y antes de criticar las acciones de otros, paremonos en mirar las nuestras. Eso sí, siempre de forma crítica, constructiva y que sirvan para mejorar y favorecer el bien común. No para intereses partidistas, venganzas políticas o para alimentar rabias de unos pocos y fastidiar a muchos.

Los toros, nos gusten o no, dan de comer a muchas personas, igual que el tabaco, y el estado no lo prohibe, y intentar anular la fiesta taurina, con la de cosas que hay primero, que son fundamentales, me parece una barbaridad. Tal vez haya quien se vaya a casa feliz escuchando hoy a medio día que han anulado los toros en Cataluña, pero que el paro ha aumentado, que la seguridad social tiene listas de esperas mas largas, que ha aumentado la violencia o que hay mas personas que no pueden comprar una casa.... en fin, cada tonto con su tema...

PD: sigo insistiendo, en que no me gustan los toros, pero se priorizar problemas, ideas, y creo que gestionar lo básico sobre lo prescindible, hace salir adelante a las personas.

Un abrazozz

jueves, 1 de julio de 2010

¡¡¡ Vida mía !!!

En primer lugar, agradecer a Lidia (su blog) y a Mariant Iberi (su blog) sus dos preciosos regalos. Muchas Gracias Chicas ;) Os recomiendo sus blogs, pues estan repletos de letras mágnificas.



"Llegó con tres heridas / la del amor, / la de la muerte, / la de la
vida"
Miguel Hernández


Déjame caer en tus brazos de aire cada día.
Acariciarte con mis pasos errantes, dubitativos.
Cogerte por la cintura y abrazarte cada hora entre las calles.
Permíteme saborear las tristezas, aprender de ellas.
Ojala cumplas mis sueños, y me permitas entresacar alegrías
de donde no las haya. ¡Oh si vida mía, concédeme más vida!

Si se trata de emprender, sin tiempo que emplear
déseme el regalo de los sueños,
y sean estos poder luchar.

Si se trata de llorar sin más fuerzas para hacerlo
de comer cuando mis tripas rechazan alimento
de sonreír cuando ya no puedo…
¡Concédeme más vida!
Déjame llorar por quienes no pueden.
Comer por los que no tienen.
Sonreír por los que no lo conocen…

Y temeroso de los finales,
jamás concebí las metas sino como errores.
Y poder aprender más de lo no realizado,
realizar mejor las cosas mal hechas
exprimir el fruto que me fue dado.

¡Si vida mía, concédeme más vida!

Si se trata de morir intentándolo
que me hallen con las manos vacías
el corazón repleto y el alma rebosante.
Si se trata de intentar no morir en el intento
mi corazón se pudra, mis enseres rodeándome
mi núcleo vacío…

¡Dame vida vida mía!
Pues tengo miedo a perderte
sin ser un instrumento que otorgue
más alegría a la gente…

Si mis heridas no curan,
sea la sangre que brote una luz
una esperanza, no una huída.
Sírvase de ella para fortalecer
los ojos ausentes, tristes e inquietos.

No me dejes vida querida,
promete no abandonar al oprimido
ya que vida eterna tan intentas venderme
aunque los dos sepamos que tan solo es una quimera.
No permitas mas reproches, mas violencia
mas injurias a la vida.
Concédeme algo más de vida,
aunque yo ya no este,
pero que viva.

Julián Nailes.