miércoles, 31 de marzo de 2010

Calma

Calma

Silencio reina
tras la tormenta.

El río se encauza
Y ya,
sonrío de nuevo.

Triste mueca en su rostro.
Ni compasión ni pena siento.
Por la maldad que reina en almas
cenizas hagan las llamas.

Serán deshechos humanos
más puros que los previos.
Siempre hay ocasiones
en las que el negro posterior
reluce y logra más
que el embustero blanco inicial.



Y al final, siempre ganan los buenos. Y al final, solo quedan buenos.

Abrazozzzzz

viernes, 12 de marzo de 2010

Verdad nº 8 - NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO


"La violencia es el miedo a los ideales de los demás"

 "No hay camino para la paz, la paz es el camino" 

Mahatma Gandhi 




Tras este video, creo que sobran las palabras.

Aqui he de mencionar, que como día 11 de marzo, y de nuevo los sentimientos de aquel día...me invaden por lo cual no me salen las palabras... y solo os remito al post de la misma fecha del año pasado, pues explica todo lo que siento. un fuerte abrazoz a todos.


Para Siempre

Hoy, no puedo sonreir, aunque lo desee.

SVF

martes, 2 de marzo de 2010

Verdad nº 7

Verdad nº 7- Héroes & Villanos

...Y llueve...
avecinando tempestad...

Cala hondo en la tierra
el peso del remordimiento
al abogar por maldades
a pesar de ser los súbditos y no el rey
los culpables de atrocidades.

La mollera de su majestad tambalea sobre el cetro,
finos hilos de sangre por destino conoce.
Aun así mantiene en su soberbia, engreída y altiva,
su posición endiosada, mal aconsejada
y tozuda.

Auto-engaño de victoria
con la corona por trofeo
conduce a las malas lenguas
a fines desmesurados, engañosos, jamás alcanzados
y a la toma de medios atroces y sanguinarios.

El fin nunca justifica los medios,
ni plebeyos consejeros consiguen el cetro.
Salvo en historias de villanos, ladrones y proscritos.
Y en estas, nada más aferrar el ansiado galardón
todos terminan en el patíbulo.

Conmoción en el auditorio ante las nubes
la lluvia empapa la chola del soberano.
El cabecilla de todo, de cara a la galería
perdió la poca honra que en su haber poseía
por no rodearse de súbditos nobles,
al no mirar por los ojos de la moral
y ser más ambicioso que el diablo.

Consuelo le quedaría en esta vida
cuando las sonrisas llenas de malicia
de sus "desconsolados" y huérfanos consejeros
ven temblar la daga de la justicia
sobre sus maquiavélicas cabezas.

Y como la vida real,
este cuento de héroes y villanos
llega siempre a su final
con una sonrisa como meta
la justicia de la mano
y al inocente indefenso
con perdiz en su buche
y la felicidad en su regazo.