martes, 23 de febrero de 2010

Verdad nº 6

Verdad nº 6 --- Ave Fénix




Una vez hace mucho tiempo escuche una historia de fuego. O quizás hace muy poco, pero como decía Einstein; el tiempo es relativo, y como digo yo: las sonrisas son eternas. Así pues prefiero sonreír mientras el recuerdo lejano muy lejano, hace florecer arrugas en mi rostro para así conseguir que perdure en el universo.

Dicen que el pino canario es el ave fénix de los seres vivos. Pues es el único capaz de regenerarse a sí mismo a partir de sus restos, de sus propias cenizas. Desde hace siglos nuestro querido pino canario da de comer a muchos, cobijo a unos cuantos, protección a los más cercanos y amor a sus hijos. Resignado y valiente es consciente de que un día serán aquellos a los que ayudo, quienes le quemaran, le destruirán y le pondrán trabas a su paso por las sendas de sus principios buenos, nobles y honrados. Sabe bien cual es su destino: será incinerado por las personas que en su día decían quererle. Le clavaran la fina y brutal daga de la traición, del egoísmo, la inmadurez y la justicia por cuenta propia. Para justificar sus fines se aprovecharan de cualquier método. La maldad siempre intenta autojustificarse (y nunca acaba, ¿Por qué será?)

Mientras arde nuestro querido pino, emite un humo blanco, de algodón, suave como la caricia de un alma pura…
“Humo blanco que vas en busca de ayuda de otros pinos amigos, de otros seres queridos que fueron ayudados, vuela alto y cubre todo el cielo, la mar y la tierra maldita por este odio incomprensible. Ven a mi ayuda” grita nuestro querido pino.

“El mal triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada”
Edmund Burke

Y los buenos acudieron.
Y los malos temblaron.
Sol que luce por las mañanas
apágate, no hagas brillar a la malicia.
No dejes ojal de hipocresía iluminado,
por donde pase el orgullo cese tu luz.
Huye donde concurra la cobardía.

Y el fuego avanzó. Nuestro pino canario quiso conquistar el mar, la tierra, el aire y la luz, mientras el fuego le envolvía. Se quemó y se hizo polvo estelar para regresar a sus orígenes: la cola de los cometas y de las estrellas. Y así saldó su deuda cósmica con el universo.

Pero las personas buenas saldaron las deudas morales y éticas de las que carecen las malas. Y al final el agua le dio de beber, la tierra sembró sus semillas caídas y esparcidas por el aire, y la luz le hizo crecer y brillar como nunca antes se supo, para que jamás nadie olvide, que el pino canario resurgió de sus cenizas como gran ave fénix para relucir entre las personas, las malas y las buenas, para deslumbrar junto al sol, y de noche junto a las estrellas.

“Las personas buenas siempre seguimos adelante, mientras las malas mueren en el intento de hacer callar a las buenas.”

sábado, 6 de febrero de 2010

Verdad nº 5

Estaré una semana de "vacaciones anti malas personas" ;) y abrazandoos a todos. Un abrazozz