miércoles, 25 de noviembre de 2009

Decisiones

Decisiones:

1ª Jamás dejaré de hacer lo único que nadie puede arrebatarme. Jamás dejaré de Sonreir. Porque...una vez leí, que "la felicidad, es una decisión, que no se te olvide..." y aunque tenga un mal dia, sonreiré, los demás no se merecen que pague con ellos mis desdichas, y ¿quien sabe? igual a alguien le alegro el día cuando me vea sonreir.

2ª Las cosas o se hacen bien o no se hacen. Pero NO se intentan. Jamás dejaré de hacer feliz a todos los que me rodean, sea en persona o rodeados de mis letras. Jamás dejaré de defender las causas perdidas, hasta que dejen de serlo, jamás dejaré de luchar contra lo que veo y me parece injusto, aunque nadie más haga nada, o aunque haya quienes me critiquen por esforzarme en cosas que nadie "pretende ni quiere cambiar". Yo seguiré con mi bandera de "Causas nobles y perdidas"...algún día, seguiran siendo nobles, y las personas las tendremos en el lugar donde se merecen. Y no en ese baul perdido.

3ª Hay determinadas cosas en la vida, que o son blancas, o son negras, pero NO todo es gris. Y el amor es una de ellas. O se esta con la persona que quieres, que amas y que te mueres por sus abrazos, por sus caricias, por sus besos... o no se esta. Pero no se puede ser amigo/a de la persona que amas, sabiendo que no se puede aspirar a más. O se come, o se deja comer, pero una vez decidida la postura no hay marcha atrás. Las medias tintas en el amor, solo llevan a ambiguedades, a posturas intermedias que no son nada buenas. Las medias tintas, en el amor no llevan ni al puerto de la alegría, ni al puerto del dolor. Así pues, decidamos a que puerto ir, pero no queramos tener los dos.

4ª O te quedas, o te vas: Si te vas, no te despidas y te sientes en la silla a ver que pasa o como reaccionan los demas. Y si te quedas, no hagas la maleta como amenaza que sabes que no vas a cumplir, pero con la que sabes que daño haras.

Ahora, os dejo con una decisión que seguro que muchos/as habréis tomado alguna vez. Espero que os guste.


Pasas la noche de cada día
entre las sombras de nuestro sol.
En mi cama descansas tú sola,
mi silueta ya marcho.


Alzas el vuelo independiente
con los ojos y un adiós,
con el juicio de una mano,
el tiempo como abogado,
la distancia y la frialdad como medios
el sentir de no ser justa…
y disfrazas a la necesidad
para convertirla en tu coartada.

Niegas lo que ya es tuyo
aspirar a un nuevo camino
a olvidar lo pasado…
Nada, absolutamente nada
saciará la incertidumbre de tu corazón.

-En el corazón se puede entrar libremente
el precio siempre se paga a la salida-
Y en cambio,
yo solo te invito a la reentrada gratuita
Sin excusas, sin orgullos.
Tan solo amor, todo amor,
todo fresas, rosas sin espinas,
sin engaños, sin rencores
todo sonrisas…

Pero es más sencillo apelar a la amistad
al cariño, a lo genial de todo lo que hemos vivido.
Apagar velozmente y de forma indiferente
esa llama inapagable, ese recuerdo eterno
que vivir no te permite…
y descanso no concede.

Ese anhelo que provoca mi sonrisa
Se ríe de ambos, se divierte,
cuando ve como con tan poca suerte
como la vida separa a dos personas
que no solo se aman, que no solo se quieren.
Y que ahora, siendo dos en vez de una
derraman sangre tras sus andares…
y poco a poco fallecen…
se desvanecen…
todo oscurece.
 

Es distancia tan estrecha que nos separa
e implacable la tortura que me impone.
La labor de nuestras manos cesó
el afecto, la predilección y el cariño
se partieron en dos.

Los abrazos ya rotos, los besos terminados,
las miradas cómplices de pasión…
Todo acabo.
 Y por fortuna o no,
la vida sigue, como siguen
las cosas que no tienen mucho sentido.

Pero cuando el amor deja de ser cosa de dos
Uno siempre hay entre la espada y la pared
Y uno (por desgracia) siempre elige la razón comentada por otros
frente a las razones del corazón.
Frente a las razones que endulzan la vida.
Frente a las razones que nos hacen felices
y dan sentido a nuestra existencia.

Y siento gélidas las sábanas,
eternas las miradas sin emoción.
Los pies me acarician el alma.
Las uñas desgarran mi sed.
Mis manos se aprietan a las tuyas
invadiéndome la inmensidad
de este abismo que nos zambulle.

Tan solo sé que aquí y ahora, te amo.
No puedo soportar este tormento mucho más.
Si quieres interponer a tu abogado de tiempo y distancia
piénsalo bien. Que en la vida te arrepientas de lo hecho
y no de lo que has dejado por hacer.
Que si me amas, nos amemos.
olvidémonos del resto, de los demás, perdona mis errores,
yo ya no se si tu los tenias,
¡seamos felices!

Porque te extraño.
Te estoy queriendo.
Te quiero ahora, SOLO ahora.
Y tengo muy claro:
olvídate de mi para siempre,
no vuelvas para nada,
si después de marcharte,
si después de romper uno de los milagros de mi vida
por tus miedos,
por mentiras,
por los demás,
o por cobardía,
Te das cuenta que me amas. Que jamás debiste ir.
Porque entonces, y para mi bien,
para no sufrir más
puede que ya, ni me acuerde de ti.



Un eterno abrazo
Siempre, Julián



viernes, 13 de noviembre de 2009

Temporary Nature (Esencia Temporal)

Premios:
-Gracias Arantza por tu premio a la amistad :) Como decía Tagore....la amistad es como la fosforescencia....brilla más, cuando todo está mas oscuro ;) gracias


 -Muxas Gracias Silvia por tu Rosa para nuevas Amistades :) Un besazo.





Si supiérais desde donde os escribo...y lo que estoy viendo mientras cuelgo este post...buf....muchos/as desearíais venir y dejar cualquier cosa que estéis haciendo....pero de momento, me lo guardo para mi :)

Antes de que se me olvide!!!!.....hace unos dias lei una historia genial, y que a todos/as os hara pensar y plantearos cosas, a mi me encanto por su delicadeza, su realidad, su forma de simular que es verdad lo que es verdad. Se llama "El viaje a ninguna parte" son 5 entregas. Os dejo el enlace de la ultima, pero en el mismo blog de Ana podeis encontrar de forma muy sencilla las 4 primeras. Disfrutadlo!!!!

Enlace: http://lacocinadesilpana.blogspot.com/2009/10/el-viaje-ninguna-parte_30.html



Temporary Nature (Esencia Temporal)

“Hoy empiezo de nuevo en la vida
y no estas a mi lado.
Menos mal que a la puerta
me espera mi caballo alado
que me lleva al mundo de los sueños
a buscar canciones
para asi encontrar tus recuerdos
y mis dolores…”

Canción “Empezando de nuevo” del grupo Ernest

Aquí y ahora me miro en el espejo. Dime tú que ves. Tan solo veo recuerdos, como brisas de verano, pero que no airean el patio. Hojas que caen marchitas para mojar mi alma de impresiones que no fueron y pudieron, pero no llegaron a tu boca. Recuerdos de un abrazo, de una caricia, de un gesto, de un sueño translucido susurrando suspiros a través de tu piel.

Hasta las veces que me hicieron errar y despedirme de ti son eternas; como las fugas de mi cuerpo de este mundo sin ti. Octubre nos pidió un adiós. Le otorgamos el regalo y le despedimos. A cambio ahora ya no duermo, es mi deuda, mi condena. No se si podré algún día volver a reconciliarme con el amigo sueño. Realmente no se si lo deseo. ¿Para que? Serían más dolores. Más recuerdos, mas notas, mas fotos, mas hojas escritas que no se borran aunque les pase mi goma del olvido…y más mentiras, mas engaños…Prefiero no dormir, no cantarte, no sonreír…así mi dolor será mas intenso, mas penetrante, pero pasajero.

Abro los ojos, comienzan de nuevo los miedos y esta mareada de ideas me acecha de cerca, muy de cerca. No entiendo nada. Lo poco que aun llego a tener claro, es que me tortura quererte como te quiero, que las calles sin tus abrazos no me saben a nada, que mis cafés solos con hielo y baileys están cada vez más fríos, más solitarios, y más aguados. Ya no me los tomo, dejo pasar el tiempo mientras me pierdo por los rincones en los que sonreíamos, en los que un abrazo de un segundo mantenía vivas mis ilusiones sobre el amor de forma eterna.

Son las 3 de la mañana. Vagabundo por mi casa y miro el espejo. Ya no se si veo un reflejo de mi triste vida, a un fantasma feliz del pasado con media sonrisa y la ausencia de su otra mitad o la persona que los dos formamos por nuestro orgullo.

Cojo el abrigo que aun guarda tu aroma, mi bufanda con algún que otro pelo tuyo, agarro mi paquete de turno, esta vez tocó Camel. Y llevo la mano al bolsillo donde antes había también una sola, formada por diez amores entrelazados. Abro la puerta y veo el espejo de la entrada: Hay unos labios secos aun marcados en el camino de vuelta. Un abrazo eterno de amor inevitable, cultivado, imprescindible en las noches de mi espera. Una arruga en ese reflejo que mira y que aun ansia que vuelvas. Una imagen que imagina aun, la tuya a su lado. Dime, ¿que ves en ese espejo?

Salgo de casa sin rumbo fijo…las 4:00 a.m, llego a nuestro bar. A nuestro rincón junto a ese altavoz, descubro mi presencia infinita, tu ausencia eterna, irremediable, insufrible. Nada me vale ya, más que para alimentar mis llamas y sepultar este silencio que invade mi cuerpo.
Mi alma llora lágrimas. Un día leí, que las lágrimas de un poeta de verdad cuando tocan el suelo dejan un orificio en él para que alguien pueda plantar amor algún día. Desconozco si tengo la suficiente valía para que la sangre de mi alma realice tal gesto de amor. Pero conozco el valor de cada pedazo de mi ser. Y solo tú puedes recomprarlo.

Cierra bien los ojos y mira tu alma porque es la única forma de verla, de tocarla.
Dime si realmente merece la pena. Dime si soy el único de los dos, que se siente vacío al andar por las calles y no tener su otra mitad de la mano. Paso por nuestros parques donde grabamos a fuego nuestros nombres con abrazos. Tomo una cerveza en la Imprenta de nuestras miradas, donde nació por primera vez de mi boca el “I glove you”, donde saboreábamos el todo del otro, porque lo quiero todo de ti, y porque aunque nunca supe como empezar esto, eres lo que mas quiero, aunque, para llevar la contraria a la melodía, prefiero no ser cuerdo, seguir loco por tus huesos, que me quieras como yo te quiero, y que seas mía para siempre, no para una noche…

Esta oquedad que tengo en el costado con solución de continuidad tan solo puede completarse con la única luz que sabe mirar mis ojos, sentir mis manos, coger mi sonrisa y hacerla suya. Solo esa luna puede entender mis noches, mis quejas acerca de este mundo injusto y corrupto que deseo mejorar cada día.
Y este eclipse total, tan solo me permite recoger mis pedazos, mirar entre mis recuerdos, observar lo que era, ver lo que queda de mí, e intentar recomponerme.

Hoy empiezo de nuevo en la vida
y no estas a mi lado…
Solo queda alargar mi brazo
abrir mi mano, abrazar fuerte
mi existencia.
Y ejecutar mi último deseo:
Por favor, jamás dejes
de cruzar personas así de geniales
por las sendas que deba de andar.
No pido más.
Gracias.

Video-relato:



Un abrazoZz

Siempre, Julián